Publicar anuncio

Carta de july (1)

La primera historia de July con su padrastro.
Un relato erótico de Desflo01 publicado el 20/05/2005, con 52.856 lecturas hasta la fecha

Hoy les voy a relatar la historia de Julieth Vanessa (july) una linda niña de doce años, trigueña y de belleza natural, que debido a eso atraía muchos muchachos, influenciada en parte por su madre, que vive una vida muy alegre por haber trabajado en bares y lugares de mala muerte, siempre rodeada de gentes de mala laya y de perfiles delincuenciales, viviendo en zonas marginales de la ciudad y rebuscándose la vida de cualquier forma.

Su mamá vivía hasta no hace mucho tiempo con un señor de unos 35 años, alto, fornido, de color negro y con una forma de ser tosca y grosera, entre las cuales manejaba el concepto de que las mujeres nomás eran para la casa y para servir a los hombres en la cama cuando estos las necesitaran para saciar las ganas, concepto que a la larga hizo romper su relación con la madre de July.

Cuando July cumplió 9 años tuvo un altercado con su padrastro, pues él la había visto vacilando y dejándose manosear por un muchacho mucho mayor que ella, y al regañarla y darle la queja a su mama ella le denunció que él quería abusar de ella, cosa que no era cierto, aunque en algunas ocasiones le había echado uno que otro piropo, pues ella estaba ya empezando a desarrollar un bonito cuerpo y unas facciones agradables que combinaban bien con el color de su piel trigueña y con su despierta forma de ser.

Así que él tuvo que rogarle a ella de que la niña le mentía, y de que todo era por el hecho de él haberla denunciado y tratarla de corregir, lo que a medias convenció a su madre de que siguiera viviendo con ellas.

Cuando July estaba próxima a cumplir los diez años y que era yà una linda adolescente su padrastro la miraba con cierto deseo, pues conocía el tipo de trato que ella tenia con los otros chicos de sexo diferente a ella, lo que le movió a desearla y quererla poseer para él, aprovechando que su mama ya le creía y le tenia confianza, aunque eso si, nunca los dejaba solos, por lo que le aprovecho que en un descuido que dejó las llaves una tarde al darse una siesta sobre una mesita de su cuarto le saco cerca de su casa una copia, porque ella confiaba en dejar a su hija encerrada con llave para irse a trabajar y de que ella no pudiera salir a correr peligro en la calle debido al trato irrespetuoso que sabia que su hija permitía con los chicos de edad.

Así que un día él le dijo que tenia que ir a su pueblo y que volvería a los tres días, pues necesitaba arreglar un asunto de trabajo, por lo ella salió a trabajar hasta la madrugada dejando a July sola encerrada y llevando a la otra niña adonde su hermana en un barrio vecino.

July ese día hizo sus tareas y después charlaba con sus amigas a través de la ventana pues ella no podía trasponer la puerta ni ellas entrar a la casa debido al seguro que había puesto su madre, por lo cual se acostó temprano y se quedó dormida sin esperar a su mama que por lo general llegaba bien entrada la madrugada, muchas veces borracha y sin traerle ni servirle desayuno para despacharla a estudiar por lo que ella madrugaba y se preparaba su uniforme y su desayuno ella misma.

Esto fue aprovechado por Carlos que al sentir que ella estaba durmiendo en su cuarto entró sigilosamente y se dirigió al cuarto de July abriendo despaciosamente su puerta para no despertarla.

El se extasió al abrir la puerta y sentir el aroma a niña virgen y pura, deleitándose con el espectáculo de verla a ella durmiendo placidamente y a su entera disposición.

Cuando el se acerca a la cama se desvistió cautelosamente para no despertarla y al desnudarse por completo levantó su cobija con cuidado dejándole su torso descubierto.

Él vio que ella no tenia blusa y que en su pecho apenas empezaban a destacarse dos pequeños senos coronados por un grueso pezón, que sobresalía sobre su delicado pecho de niña adolescente. El se alegró inmensamente y empezó a masturbarse emocionado al contemplar tanta belleza, pero se ilusionaba lleno de placer al sentir su aroma a pureza y delicadeza inocente mientras frotaba su miembro que empezaba a ponerse erecto al sentir tan tierno manjar a toda su disposición.

Pero en un momento en el cual ella hizo un leve movimiento él suspendió su pajazo para que ella no lo sintiera y siguiera durmiendo. Luego de un momento en el cual se convenció de que ella estaba profundamente dormida fue levantando con delicadeza el resto de su cobija dejándole a él la dicha infinita de contemplarla en todo su esplendor: sus senos de niña eran de suave textura al tacto y le fascinaba a él cuando sus pezones se elevaban para recibir la suave y ansiosa caricia, su vientre plano era un mar de contenido placer a reventar, sus muslos eran carnosos y largos, suaves, delicados y bien torneados con una piel bella y bien cuidada, y sobresalía por entre sus panties un bultito bello, carnoso, provocativo y sin ser explorado que esperaba por él para ser conquistado y avasallado sin piedad y sin negarle placer alguno al ser devorado por su ansiosa boca y por su hambriento miembro que estaba que explotaba ante la perspectiva de tanto grado de placer contenido.

Así que se propuso a quitarle su ropita interior y rasgándolo con sumo cuidado la dejó expuesta a su libre observación: su vulva era un montículo de carne hermosa de color blanco a pesar de lo trigueña de su piel sin vello pùbico y de delicada e inocente forma sobresaliendo un par de labios vaginales puros y que exhalaba el más incólume y placentero olor a virginidad que él hubiera sentido en su vida y se destacaba la abertura a su sagrado interior bien cerrada y sin ser mancillada según se veía a simple vista.

Cuando July sintió su desnudez despertó sobresaltada y casi se muere al ver a su lado a Carlos, desnudo y manoseándola sin ningún reparo. Cuando ella trató de levantarse la retuvo y le dijo que le colaborara que todo iba a ser fácil si ella no oponía resistencia y dejaba que él se encargara de todo, pues de nada le serviría gritar u oponerse pues ella iba a ser suya a las buenas o a las malas.

Al sentirse inmovilizada ella se quedó quieta y empezó a llorar. Él le dijo que si se dejaba hacer lo que le iba a proponer la liberaría y le perdonaría su virginidad.

July, si usted deja que yo le baje a lamerle su chochita y me deje besarla y acariciarla por allá no la penetro, sólo le hago eso y nomás, sí ò no?-. le dijo.

Pero usted me và a pichar y yo soy virgen todavía.- le dijo ella suplicándole.

Tranquila mami que así compruebo de que usted no hace el amor todavía y yo le hago algo que và a ver que le va a gustar si se deja, yo le prometo que no le hago nada malo.

Después de un largo rato de llorar y suplicar por su castidad, ella accedió temerosa y le dijo:

Bueno, pero ya sabe que no me và a pichar.- le dijo July temerosa.

Así que Carlos le bajó hasta separarle las piernas a ella, que a pesar de su temor se dejó abrir su pasaje sagrado para que él mirara deseoso su vulva que ponía la tierna niña a su entera disposición mientras lloraba resignada y asustada la profanación por primera vez de lo más sagrado de su cuerpo.

Así que él con su boca ansiosa recorrió el interior de sus muslos suaves y firmes, llenándose de dicha al acariciar y tocar sus suaves carnes que eran tocadas por primera vez tan profundamente. Luego fue ascendiendo muy lentamente con su lengua babosa y ferviente de deseo hasta llegar al montículo sagrado de su vulva impotente ante la embestida de su gran lengua ávida de lamer y besar su tierno y valioso tesoro que sólo se conserva y se pierde una vez, agradeciendo su ilimitada fortuna.

Con sus ansiosos labios recorrió despaciosamente para disfrutar la suavidad del pliegue de su vulva inmaculada. Ella temblaba del miedo al sentir la tosca caricia de su lengua húmeda recorriendo la entrada, luego de pasar furtivamente por su vientre juvenil y lleno de ternura y vida.

Cuando se dio cuenta que separó con sus dedos los delicados labios vaginales y que el hombre ansioso penetraba su lengua entre ellos sintió un tierno sondeo que la fastidiaba y que la hacia sentirse la más sucia de las mujeres. Lloraba al percibir en su interior su boca deseosa de besar y chupar el delicado pliegue de sus labios internos y que buscaba con desesperación febril su clítoris sin desarrollar aun y como su pequeña carnosidad era cruelmente mancillada por una torpe caricia de su vil boca ansiosa, deleitándolo a él en sumo extremo, dejándose llevar por oleadas de placer que le arrebataban sus ansias y todo su cuerpo que estaba dedicado cien por ciento a consumar el acto oral y a disfrutarlo sin limites, al ser el pionero en la travesía de descubrir su cuerpo virgen y asustado ante la inminencia del artero ataque a su intimidad y su pudor.

July sintió que poco a poco su cuerpo frágil de niña de escasos nueve añitos se despertaba buscando ser desfogada en lascivas caricias que despertaban su instinto de mujer, lo que la hacía respirar fuerte y pausado, y cerrando con fuerza sus ojos y apretando en feroz mordida su ansiosa boca, dejaba exhalar quedamente un tierno y leve gemido de placer al sentir su boca ansiosa que acariciaba su clítoris, que al abrirse dejó prever a Carlos con su experiencia la presencia de un himen que respaldaba su concepto de inocente pureza, lo que lo hizo sentir el mas afortunado y dichoso hombre sobre la tierra.

Los jugos interiores se desprendían poco a poco dejando un delicioso sabor a salado en la boca de Carlos, y expedía de su interior un penetrante y delicado olor a doncellez y pureza virginal, que junto a su olor de niña hermosa e inocente llenaban su interior del mayor placer carnal que un varón puede sentir.

July notaba que a pesar de su resistencia al ataque oral de sus partes intimas su organismo se abría y le recibía con un poco de placer orgàsmico en su vientre que se calentaba en su parte baja, dejando en su ser un cierto aire de placer pero a la vez de culpabilidad por dejarse llevar por el placer que su padrastro le daba, lo que sentía él y que ya en el extremo de su placer sexual sentía que se iba a desprender de sí su alma, al percibir en la punta de su pene a estallar la sensación de una gota de su semen que apuraba por salir en placentero caudal.

Cuando él sintió que no podía aguantar mas se levantó y montándose sobre su juvenil pecho se vino en un orgasmo infinito de placer de larguísimo estertor regando sobre la cara de July su eyaculaciòn feroz que la bañó en un chorro caliente y espeso que se regaba por su pecho, su cara y su vientre, mientras él se agitaba y se libera con la energía de un fuerte gemido de tanto placer retenido hasta que rendido se dejó caer sobre su asustado cuerpo, que le miraba como él se portaba como un loco dejado a la ráfaga de sexual placer que le arrastraba, razón por la cual cuando se desmontó de su cuerpo fue a lavarse bajo la supervisión del macho, que no la dejaba ir todavía, para poder según él, hablarle y mostrarle su "arrepentimiento".

Fin de la primera parte.

Amigos, les contaré la segunda parte de esta historia en mi siguiente carta, pues viene lo mejor: la iniciación de July en el sexo oral y su desfloración por su padrastro negro.

Hasta la próxima y no se olviden de escribir su correo a Desvni@yahoo.com.mx que estoy esperando sus comentarios y les sabré contestar sus inquietudes.


Un relato erótico de Desflo01 - Desflo01@yahoo.com.mx publicado el 20/05/2005, con 52.856 lecturas hasta la fecha

eSedo.com - Compra, venta y registro de dominios y proyectos webinfos proyecto: sexopol.comestadísticas para proyecto: sexopol.cometracker® web controlling en lugar de analisis de archivos log