Publicar anuncio

EMBARAZARON A MI MUJER

No sé por donde comenzar, ya que lo que a continuación les contaré me a dejado hecho una porquería y ahora no sé hacer, comenzaré por describirnos para que entiendan que estuvo mal, pido perdón por lo largo pero es para que ustedes entiendan lo su
Un relato erótico Anónimo publicado el 22/08/2007, con 35.855 lecturas hasta la fecha

No sé por donde comenzar, ya que lo que a continuación les contaré me a dejado hecho una porquería y ahora no sé hacer, comenzaré por describirnos para que entiendan que estuvo mal, pido perdón por lo largo pero es para que ustedes entiendan lo sucedido.

Nosotros somos una pareja con 18 años de casados, los dos andamos por los 30 aunque mi mujer es mayor que yo por 2 años, nos llevamos bien con sus altas y sus bajas vivimos en una posición acomodada así que casi no teníamos problemas, mi esposa no es la típica súper cuero que algunos describen pero en realidad ella es muy sensual y sexy, ella tiene una descendencia maya con mezcla de oriental por lo que su cuerpo es muy armonioso aunque ella se queja que no tiene muchas nalgas lo contrarrestaba con lo demás, ya que ella mide 1.70 pesa 62kg tiene la piel blanca y los ojos rasgados como japonés, su cabellera es lacia de color café claro, con unos ojos color miel que te derriten al verlos su cuerpo esta lleno de curvas y si es verdad no tenia muchas pompas, la cadera y sus piernas eran increíbles, bien torneadas y llenitas la verdad de concurso, sus senos aunque no son grandes puesto que es talla 34C si tienen una forma que en muy pocas mujeres he visto ya que se levantan en forma de pico como si tuviera puntas de mango mirando hacia arriba, sus aureolas muy abultadas y rematadas por unos botoncitos regordetes y paraditos de un color rosita oscuro que hasta la fecha no he preguntado porque cuando se excita se ponen de color rojo intenso, su vientre plano a pesar de ser madre y con un monte de venus abultado hacia el frente, su vagina es chica y tiene muy pequeños los labios de su conchita, como sus manos y sus pies.

Por mi parte sin sonar a arrogante no estaba mal ya que mido 1.83 y peso 83 Kg que conservo en el gimnasio, soy muy velludo de pelo negro y crespo y mi miembro es de 16cms x 6 de ancho así que ella no tenia queja alguna ya que en la cama éramos unas fieras en celo y todo estaba bien.

Todo comenzó después de que tuvimos a nuestro primer hijo, que fue una linda niña ella después de el lapso de abstinencia que se guarda recomenzamos a tener relaciones yo no entendía porque a pesar que ya tenia dos 2 años nuestra hija y que ella ya no la amamantaba le salía demasiada leche por sus pezones tanta que durante los actos sexuales me llenaba de leche todo el cuerpo lo cual decidimos dejarlo de hacer para que ella se secara o dejara de fluir leche, pero ella comenzó a no tener apetito sexual y yo no le di importancia así seguimos los 3 años siguientes hasta que comencé a preguntarme porque no se embaraza ya que yo la mantenía con una dosis que se diría exagerada de sexo puesto que lo hacíamos 3 veces al día, ella cada día mostraba menos interés por el sexo y me decía hasta que le dolía cuando lo hacíamos.

Así estuvimos hasta que lo dejamos de hacer una vez cada 3 días, eso motivo para que yo fuera a escondidas a hacerme unas pruebas con él medico para ver si yo no tenia una infección o era estéril él medico me informo que no tenia nada malo que posiblemente ella era el problema, así que me llené de valor y se lo comenté, ella me dijo que estaba bien que no tenia nada pero al cabo de unos meses después de reiniciar de nuevo nuestra relaciones noté que seguía sin embarazarla y eso a mi ya me estaba afectando porque empecé a darme cuenta que me gustaba mirar y espiar a las parejas y mujeres, eso que llaman aquí como voyuer, mi cuerpo necesitaba calmarse y no encontraba la forma de calmar esta calentura, comencé por tener unas saliditas lo cual provocó ira en mi mujer llegándole a decir lo que me pasaba, esto motivó para que fuéramos a ver al ginecólogo el cual nos confirmó que sus ovarios no estaban trabajando que posiblemente tenia muy pocas hormonas por lo que nos recomendó un tratamiento hormonal y unas pastillas no se para que, pero en fin, comenzó el tratamiento y él nos dijo que por lo menos en un mes no tuviéramos relaciones para ver como respondía ella al tratamiento, por lo que al mes

fuimos a la consulta y el médico nos indicó que está comenzando a funcionar el tratamiento, que su ovario derecho ya estaba creciendo, por lo que nos cambió de medicamento y nos dijo que continuáramos así durante otro mes la abstinencia.

Ya me estaba inquietando demasiado ya que soy muy poderoso sexualmente, tenia muchas fantasías y siempre terminaba masturbándome 2 veces al día, así llegó el día de la visita al doctor y nos dijo que íbamos por buen camino que siguiéramos y nos auguraba éxito total y que en la próxima visita nos daba la fecha para poder tener nuestro otro hijo, la verdad ya no me interesa el embarazo, solo quería estar de nuevo bien con mi mujer, pero sucedió algo que me empezó a sacar de mis casillas, mi esposa comenzó a cambiar la forma de vestir, se compraba ropa interior de encaje y transparente, cambiaba sus jeans por faldas cortas y se arreglaba más, por lo que le pregunté por el cambio, ella me comentó que el tratamiento la tenia muy alterada, que sentía un fuego intenso en su cuerpo, y que quería sentirse más deseada, entonces comprendí que le estaba despertando el libido y eso a mi me encantó, así que la ayudé a cambiar su forma de vestir comprándole cuanta cosa quería, como todavía no lo podíamos hacer, ella me compensaba con mamadas de campeonato y unos restregones en sus senos que me hacían venir copiosamente como cascada sobre ellos, hasta que fuimos con el doctor y le hicimos ver esos detalles, él nos comentó que las pastillas que le daba a mi esposa eran precisamente para levantar el libido y tenerla lista para la concepción, por lo que nos sugirió que ya podríamos tener sexo la semana entrante, así que nosotros estábamos más que felices y organizamos una salida con una pareja medio locochona para reventarnos y así poder tener sexo a manos llenas.

Concertamos la cita y ellos nos sugirieron ir a un club de table dance, mi mujer se metió a bañar, en cuanto terminó me metí yo, cual fue ver mi sorpresa ver a mi esposa vestida de antología, llevaba una blusa de gasa blanca con un sostenedor transparente, en la cual no solo se le veían los senos sino que también se le marcaban en la blusa como una segunda piel, su falda era de seda muy fina y larga hasta los tobillos, de esas que se amarran de un costado, la cual al caminar se abre de lado, dejando ver hasta casi en su totalidad las piernas, luego se colocó unas zapatillas muy sexy blancas de tiritas, la verdad yo ya tenia la verga parada de una forma brutal, hasta los huevos me estallaban, encaje transparente sujeta por dos lacitos en cada lado, era tan pequeña que sus vellos salían por la parte superior ya que también se había rasurado la parte de los labios eso me puso a mil y solo quería regresar para cogérmela, ya en el bar nos hablaron nuestros amigos para informarnos que iban retrasados por lo que nos pusimos a tomar y a ver el show.

Pero la verdad ya ni me fijaba en eso porque mi esposa tenia una mirada de lujuria y se notaba que estaba completamente excitada, porque como les dije se le notaba todo y sus pezones estaban más que hinchados y parados como nunca los había visto, en ese momento llegaron nuestros amigos y todos convivimos al rato anunciaron a un stripper como regalo a las damas presentes, el tipo salió y nuestra amiga gritó pero si es Mijail, nos comentó que lo conocían cuando fueron ellos de luna de miel al Cairo.

El tipo era el clásico stripper, era muy alto, como de 1.95, musculoso, y no mal parecido pero algo grotesco de cara, pero lo que me sorprendió fue su miembro, el tipo tenia tremendo bulto en sus ingles y eso no pasó de desapercibido por mi esposa, que me comentó, ¿ya viste eso? y le dije, la mía no canta mal las rancheras, a lo que solo se rió, y seguimos conversando de cualquier cosa, entonces que mi amiga le dice a mi esposa que si acepta que les hiciera un show a ellas dos, lo que sin preguntarme contestó que si, luego me miró y me dijo si le daba permiso, respondí que si iban las dos no había problema, así que continuamos chupando de la botella de whisky, en eso acaba el show y nuestra amiga sale disparada a buscar al tipejo, me asombraba que su marido no pusiera pero alguno así que no le di importancia, al ratito regresó con él, hizo las presentaciones de rigor y le comentó lo del show y él dijo claro, si no se molestan los señores, por lo que al instante se llevó a nuestras mujercitas y solo se

guimos bebiendo pero al cabo de unos 10 min. vi que no venían así que me paré con la excusa de ir al baño y fui a buscar a mi esposa.

Me topé con ella en el camino, venia saliendo de la parte de atrás y le dije, ¿que pasó? te tardaste mucho, lo que ella me dijo, es que se lo hizo primera a una y luego a la otra, noté que está colorada sin mucho lápiz labial y tenia revuelto el pelo por lo que le dije, espero que te hayas comportado bien, lo cual agregó, todo estaba bien y me dio un fuerte abrazo y me dijo te amo.

Al rato regresó el tipo y se sentó a tomar con nosotros por lo que pedimos otro pomo y en eso estábamos cuando vi que mi mujer estaba algo tomada así que les informé que nosotros nos retirábamos a lo que ellos dijeron que la termináramos en su casa como vi que mi esposa estaba feliz y me insistía les dije órale, lo que no me gusto es que la amiga invitara al tipo también, pagamos y nos subimos al coche en ese preciso momento al subir mi esposa a nuestro carro pude ver perfectamente que no traía las bragas, no quise armar escándalo así que solo cerré la puerta y me subí al coche, ya en camino quería confirma mis sospechas por lo que la comencé a acariciar las piernas y al tratar de subir la falda ella no me permitió me dijo espérate ya tendrás tu premio, en ese instante le iba a reclamar cuando la mendiga que me comienza a apretarme la verga y los huevos y yo como estaba la dejé sacármela y ella comenzó a darle unos lametazos que por poco chocamos, así que me calmé y le dije está bien, sabré esperar, al ratito llegamos a su casa y nos pusimos a cotorrear.

Todo iba bien pero yo ya empezaba a sentir los estragos del alcohol la amiga ya estaba más que dormida de borracha por lo que decidí que era tiempo de marcharnos pero ellos me dijeron la última y nos vamos, el marido de esta chica fue por otros refrescos no se en que momento me dormí, pero en cuanto desperté no vi a mi mujer ni al tipo, así que me levanté como pude y cual fue mi sorpresa que la esquina que hace la puerta del baño con la recámara estaba el tipo forcejando con mi esposa, esta movia la cabeza en forma de negación, no alcancé a oír bien que le decía, así que me acerqué lo más posible sin ser visto y escuché que él decía que tenia ganas de ella desde que la vio y más que si no le había gustado su lengua en su conchita, le dijo que ella no hacia esas cosas que no era ella que eran las malditas pastillas que estaba tomando para tener un bebe, esa situación me causó un efecto que hasta hoy me he arrepentido, no sabía que hacer, no comprendía que esperaba para ayudar a mi esposa en lugar ayudarla me excité, comencé a sentir una lujuria bestial, mi miembro se elevó hasta más no poder.

La escena no era para menos ya que en ese instante el maldito se encendió y de un tirón le arrancó la falda a mi esposa, entonces pude comprobar que efectivamente no llevaba la tanga puesta, en eso el cabrón sacó de su bolsa las bragas y le dijo, no dijiste nada cuando te lamí y te quité esto, la cara de mi mujer se transformó nunca había visto su cara así, en ese instante se arrodilló entre sus piernas y abriéndoselas con fuerza pegó su boca a la vagina de mi mujer lanzando un sonoro quejido aahhhhuugggg, por favor no, decía mi mujer, no, aaaahhhhhh, el mendigo pasó uno de sus brazos por debajo de su pierna izquierda y la levantó abriéndola por completo y de paso colocando la mano sobre su seno izquierdo, apretándoselo con fuerza con violencia.

Vi que los pezones de ella estaban que reventaban, lo único que emitía era un aaahh, ahhhhhuuuugg en eso él trató de enderezarse y vi que estaba batallando con su pantalón para sacar su miembro ella aprovecho ese momento para zafarse pero el muy perro la agarró de la cintura y la levantó en vilo como si fuera una niña pequeña, abrió la recámara y prendió la luz tiró a mi mujer sobre la cama mientras se sacaba el pantalón, en eso mi mujer abrió sus ojos como plato y solo alcanzó a decir, madre santa, el tipo dio medio giro y pude ver que el desgraciado tenia una enorme erección mucho más grande que la que tenia yo en mis manos, creo que era como el doble del mío, le tomó la blusa atorada en su cabeza y de un tirón se la terminó de quitar, yo

estaba ya con una eminente eyaculación, sentía que mis huevos iban a estallar, él se retiró un instante y la observó diciendo, pero que hembra tan rica, que buena estás y ya se imaginan a mi esposa con su sostén blanco transparente, ligero con medias blancas de encaje y sus zapatillas de tiritas, él la volvió a abrazar pero solo fue con el propósito de quitarle el sostén mismo que se abrió a la presión de sus dedos liberando los hermosos senos de mi mujer, pero que hermosas tetas tienes chiquilla, diciendo esto se fue como animal sobre ellos, los apretujaba, los sobaba, en cuanto metió el abultado pezón en su boca mi mujer dejó escapar un grito que el cual yo conozco a la perfección cuando se viene aaaaaaahhhhh¡ en ese momento mi mujer se dejó hacer, ya lo acariciaba los besaba era un remolino se retorcía bajo ese enorme engendro que no había desaprovechado la oportunidad de meter su mano entre las piernas de mi esposa para introducir su manota dentro de su pequeña vagina que parecía un charco de lo muy mojada que estaba hasta se podía escuchar el ¡¡slapsh, lash.plas¡¡ de su vagina.

Utilizando su fortaleza se metió a la fuerza entre sus piernas abriéndoselas con sus propias piernas y usando una de sus manos se agarró el pene y lo colocó en la entrada la punta de su hongo se abría paso entre los labios de la concha de mi mujer y de un solo empujón de verga se la metió de un golpe hasta la mitad, mi mujer arqueó la espalda y se notaba en su cara una expresión no sé si de dolor o de placer pero cerraba y abría sus ojos y su boca abierta totalmente como si le faltara el aire lanzando un sonoro aaaaayyyy sacaaaaalllooo, me estás partiendo, mmmeeee duuueeeelleeee, bajé la vista y pude ver los labios de mi mujer, estaban al rojo vivo y está abierta como si tuviera un enorme pepino y eso solo era la mitad de su miembro entonces mordiéndole un pezón se la dejo ir hasta fondo ella gritó ¡aaaaaahhhuuuuuggggg¡ y comenzó él mete saca de una forma bestial mi mujer solo bufaba hhhhhaaaayyyy¡ Ufff, ooooouuchhhh¡ no pares dame más fuerte repetía una y otra vez pero solo fueron unos instantes ya que ella comenzó a moverse de una manera que nunca imaginé, movía su cabeza de lado a lado, lo levantaba con sus brazos para que él se despegara y él volvía a clavarla, en un momento dado la agarró de una de sus piernas y la volteó quedando ella de a perrito mientras el animal la embestía una y otra vez, mi mujer comenzó a recular y a mover sus caderas en círculos gritaba ella, perdón, perdón, no puedo más y se vino de una forma que jamás llegué a darle, solo gritaba ¡aaaaahhhhhhi, me matas animal, al mismo tiempo yo tenia una venida de campeonato,

En eso el cabrón la levantó y se la sacó de un solo golpe haciendo un sonido como cuando se saca un corcho solo para volver a colocarla boca arriba, pero esta vez sus piernas de ella estaban sobre los hombros de él y de una estocada se la dejó ir, mi mujer solo gemía escandalosamente, y en un momento dado él le dijo, ahí te van mis mocos, te voy a llenar toda hasta los oídos, tómalos pequeña, tómalos, en ese momento ella levantó su cabeza y dijo ¡nnnoo por favor noooo! adentro nooooo¡ y él soltando un alarido, aaaaahhh, empezó su descarga, mi mujer aterrorizada le decía te estás viniendo dentro de mi maldito, le comenzó a pegar con los pies y las manos, él se seguia vaciando dentro de mi esposa, parecía nunca iba a acabar, se retorcía y volvía hundir la verga dentro de mi mujer, cuando de repente que se sale y con inusitada fuerza le descarga otra tanta de semen, bañándole el cuerpo hasta el cuello.

Entonces ella comenzó a llorar, mientras yo me venia por segunda ocasión, él la abrió de piernas y le dijo que realmente parecía que acababa de desflorarla, la verdad es que la vagina de mi mujer estaba súper dilatada y llena de la corrida de él, ella se desmadejó y dejó de moverse, él se acercó a su cuerpo y le embarró todo su miembro sobre sus pezones, apretándolos junto con su pedazo, luego se levantó y le dijo, ¿te encantó perrita?, dándole una sonora nalgada dejándosela con la marca de su mano, y procedió a vestirse mientras yo me retiré y me fui a el lugar donde me quedé dormido para fingir estar dormido y él se fue de la casa como si nada,

no sabia que hacer así que me tomé de un solo trago la cuba que me quedaba y caí en un sopor no sé cuanto estuve dormido. pero lo que sí me acuerdo es que oía a mi mujer gemir y gemir, creo que el marido de su amiga también se la cogió, no desperté hasta que ella me dijo vamos, quiero irme a la casa, me paré como pude y nos fuimos, no platicamos nada en el trayecto llegamos y le dije que porque tenia los ojos hinchados como su hubiera llorado, ella me dijo que su amiga le contó algo muy malo, y se pusieron a llorar, se desmadejo y se durmió, durante los días siguientes no me dejó tocarla dijo que se sentía muy mal yo sabía la razón esos moretones, iban a tardar en sanar, así que la entendí y callé pero se dio el caso que a las pocas semanas me sentó y me dijo, me temía lo peor que aquel estúpido la había dejado preñado, ¿sabes estoy embarazada?.

Ocultando mi angustia la abracé sonriente y feliz pero ella comenzó a llorar le dije que té pasa no te causa alegría, si pero te tengo que contar algo no se como lo vas tomar, se que me vas odiar y si quieres separarte lo entenderé, lo que ella no sabia es que yo lo había visto todo y tomando una copa se armó de valor para contarme lo que había pasado en el bar, que se había calentado con el tipo de bar permitiéndole que le mamara su cosita, pero el mendigo le escondió el calzón y que ella no quería que yo me diera cuenta, por eso actuó así en el coche, pero cuando estaban en la casa de los amigos él la empezó a calentar al estar bailando ya que le restregaba su paquete sobre su pubis cubierto solamente por la delgada tela de su falda, y que en un descuido vio que yo estaba dormido le metió la mano hasta introducirle un dedo, por lo cual ella lo retiró y le dijo que lo del bar fue un error y se fue para el baño y este abusando de su febril estado había hecho el sexo forzado con ella, ustedes sabrán todo que tuve que hacer para aparentar zozobra pero en eso que me dice que lo que más le dolió es que el marido de su amiga la vio desnuda y abusando de que estabas dormido también la poseyó, claro esta no me dio detalles pero supongo que este perro la usó por atrás, eso si me calentó que fui a partirle la cara al desgraciado ese, jamás los volvimos a ver

Y que para no caer en un dilema de saber de quien era el padre dejó que también me viniera en ella con la esperanza de que no fuera a quedar embarazada y se así fuera que fuera mío, le dije que no se preocupara total éramos un matrimonio feliz y eso era lo más importante, ya sabrán ustedes de quien fue mi hijo que por cierto es un niño maravilloso.

Lo que sí me tiene de un hilo es que mi mujer cambió totalmente su forma de ser, desde ese día ella ahora es exhibicionista, no tiene fin, es una ninfomana, bueno eso digo yo, la he visto salir con chicos y reventarse con sus amigas, la verdad no sé si está bien ella o de plano le digo toda la verdad y de paso le digo lo mucho que lo disfruté, esa ocasión pero que me duele lo que está haciendo.

Autor: claudio


Un relato erótico Anónimo publicado el 22/08/2007, con 35.855 lecturas hasta la fecha