Publicar anuncio

Felix: Dominante y Vergon II

Dominante y Vergón II Al día siguiente me levanté temprano a desayunar como solemos todos en mi familia cuando vamos a la quinta. Claro que sin Félix que debería estar durmiendo como un tronco de la cogida que le habría pegado a mi hermana. Ella s
Un relato erótico de Pooties publicado el 17/12/2013, con 40.801 lecturas hasta la fecha

Dominante y Vergón II
Al día siguiente me levanté temprano a desayunar como solemos todos en mi familia cuando vamos a la quinta. Claro que sin Félix que debería estar durmiendo como un tronco de la cogida que le habría pegado a mi hermana. Ella sí se había levantado: ojerosa pero de muy buen humor, así que seguro se había hecho un lindo festín con esa vergota. Como siempre, decidimos que íbamos a ir al Jumbo (gran tienda de supermercados) donde los varones compramos las cosas para el asado, y las mujeres hacen un poco de shopping. Mi hermana mientras levantaba la mesa del desayuno y se ponía a lavar me mandó a preguntarle a Félix si quería sumarse o seguir durmiendo. ¡Que momento!

Entré a la habitación y leve luz de la mañana se filtraba por la cortina. La suficiente como para ver ese toro desmayado boca arriba tapándose la cara con la almohada, destapado, con sus piernas de roble y su torso de mármol y un slip gris arratonado, de esos bien de hetero pero que con esfuerzo podía contener la anaconda dormida en su entrepierna. Era como esos chorizos Premium que venden en la carnicerías alta gama que vienen cerrados al vacío. Eso hacía la tela del bóxer, con su poronga. Y yo mudo, como rogándole a mi cerebro que registrase esa imagen para siempre.
¿QUÉ PASA, GORDA? – pregunto Félix que dormitaba y creía hablarle a mi hermana.
NO, SOY FEDE – repliqué tímido.
El sacó la cabeza de debajo de la almohada y se acomodó para mirarme con cara de dormido, extrañado y pícaro, dispuesto a escucharme.
PASA QUE NOS VAMOS AL JUMBO A HACER LA COMPRAS, LLEVA UN PAR DE HORAS, POR ESO ME MANDARON A PREGUNTARTE SI TE SUMABAS O SEGUÍAS DURMIENDO. – dije
A lo que contestó: SIGO DURMIENDO. Y VOS TAMPOCO VAYAS, CUANDO ESTEMOS SOLOS SUBIME EL DESAYUNO.
YO: PASA QUE YO SIEMPRE LO ACOMPAÑO A PAPÁ PARA AYUDARLO CON EL TEMA DEL ASADO…
FÉLIX: YA HABLÉ – dijo terminante, y volvió a taparse con la almohada.

Volví a mi familia en ese estado de trance en el que me dejaba este tipo y les expliqué que Félix se quedaba y que yo prefería quedarme estudiando (que es la única excusa que nunca falla con un padre) para después poder compartir el día con ellos. Se fueron. Preparé tostadas, subí distintos dulces, y un jugo de naranja y se los lleve a Félix, que ya estaba más despierto mirando desde la cama el canal de deportes. Me recibió la bandeja diciendo – GRACIAS BEBOTE, AHORA HACEME UNOS MASAJITOS EN LOS PIES MIENTRAS DESAYUNO TRANQUI – y se quedó en la suya, y yo masajeándolo. A mi mismo me asombraba, pero obedecerlo me era natural. Nunca lo había hecho, ni lo había fantaseado. Si había sentido atracción por hombres, pero no así, no con este morbo. Tampoco fantaseaba hacerlo con otros, pero el sencillamente se imponía. Así que me quede masajeándolo. Mirándole el bulto sin parar. Disfrutando el momento un rato hasta que me dijo (sin dejar de mirar la tele y mientras masticaba una tostada) – AYUDATE CON LA BOQUITA QUE TENÉS LINDA BOQUITA – así que mientras lo masajeaba empecé a lamerle y besarle los pies. Cerré los ojos y los disfrute hasta que escucho – UPA SE ESTA QUERIENDO ESCAPARA LA TARARIRA. GUARDAMELA QUE ME DA FRÍO – miro y un pedazo de esa poronga de mamut que se había empezado a poner morcillón se había escapado por el costado del slip. Él estaba tomando su jugo de naranja, el resumen de deportes había terminado y se dedicaba a mirarme a mí. Yo obediente, agarre el pedazo de verga que se había escapado y lo volvía a meter en el slip, lo que era un poco ridículo porque casi no entraba.
FELIX: TE GUSTA ATENDERME PUTO – yo afirmé con la cabeza, el sonreía y me pasaba los pies ya bastante húmedos por toda la cara si parar. Movía mi cara con ellos. Me tapaba los ojos. Me pegaba “cachetaditas” iba alternando en mi boca el dedo o la parte que deseaba que le lamiera – ESTÁS MÁS LINDO HOY PUTITO. ¿TE QUEDASTE OCN GANAS DE MAMARME LA CHOTA AYER PUTITO? – volví a afirmar con la cabeza, sentía tal opresión en el pecho cuando estaba con él que se me complicaba mucho hablar – POBRE PUTITO… PASA QUE ME TENGO QUE CALENTAR MUCHO MUCHO PARA DEJARTE QUE ME PETEES. A VER COMO PODEMOS AYUDARTE… PARATE Y DESNUDATE – me ordenó. Yo ya empezaba a pasarla mal, me daba mucha vergüenza desnudarme en frente de él. Pero obediente lo hice. El entre risas murmuro – ESA PIJITA… – y siguió riendo – A VER AGARRÁ ESA TANGUITA ROSA DE TU HERMANA Y PONETELA, DE ATRÁS TE VA A QUEDAR GENIAL, Y DE ADELANTE NO CREO QUE CAMBIÉ MUCHO.
YO- NO, POR FAVOR – le contesté.
FÉLIX – NADIE TE CONSULTÓ NADA PUTO, PONETE LA TANGA Y NO ME HAGAS ENOJAR. – obedecí el me miraba mientras se comía una tostada más – ¿VES? TE QUEDA HERMOSA.
GRACIAS – dije
PONETE EN CUATRO PATITAS Y MOSTRAME LA COLITA – me indicó él, yo acaté – UPA PERO QUE OJETE MÁS INCREIBLE, POSTA, MÁS PORNO QUE EL DE TU HERMANA. ¿TE GUSTA CALENTAR A TU MACHO? – preguntó.
SÍ – respondí yo con esa voz de puta que me sale cuando estoy caliente de la que él se caga de risa.
BUENO, ENTONCES MOVE LA COLITA, PORQUE LAS PERRITAS CUANDO ESTAN CONTENTAS MUEVEN LA COLA SIN PARAR. –no me quedaba otra que obedecer así que empecé a moverle la cola sin mirarlo por la vergüenza, y de repente cae frente a mi cara su calzón, me doy vuelta como para mirarle la verga que amaba, pero el con el pie me frena la cara en seco y me dice – NO NO NO PUTITA, PONE LA CARA EN EL CALZONCILLO PARA OLERLO BIEN Y DE PASO DEJA EL CULITO DE NENA QUE TENES MÁS EN POMPA TODAVÍA – Obedecí. Que fuerte aroma tenía ese calzón! Me tuvo un buen rato haciendo eso sin decir nada hasta que de repente – VENÍ GATEANDO ACÁ PUTITA – es decir con la cabeza enfrente a su pija, que en estos momentos ya era un termo de carne duro, con esos huevos enormes, y él sentado al borde la cama con las gambas bien abiertas. – PONE LA NARICITA EN LAS PELOTAS Y SENTÍ EL OLOR QUE JUNTÉ DE DORMIR NOMÁS – lo hice, me excitaba muchísimo ese olor a macho, creo que lo que más quería era olerlo, que placer – ¿TE GUSTA EL OLOR A BOLAS DE HOMBRE NO?
YO: SÍ, SÍ.
FELIX: AHORA TOCATE TUS BOLITAS Y OLETE (lo hice) ¿TIENEN OLOR?
YO: NO…
FELIX: CLARO QUE NO, PORQUE LOS PUTITOS NO TIENEN OLOR A HOMBRE Y ¿VOS QUÉ SOS?
YO: UN PUTITO.
FELIX: MUY BIEN, APRENDES RAPIDO MARICÓN. HACEME LA PAJA PUTITO.
YO: SI (y empecé a hacerle la paja con una mano)
FÉLIX: ¿UNA SOLA MANO? ¿Y QUÉ HACEMOS CON EL RESTO DE LA PIJA?
Pensé que era una indirecta para que se la chupe así que abrí la boca y me acerqué pero me freno son sus dedos en mi frente riéndose.
FÉLIX: NO PUTO, NO TENÉS PERMISO PARA CHUPARLA. ¿QUÉ HACEMOS CON TODA LA PIJA QUE SOBRA?
La verdad es que no entendía, pero acordándome del día anterior empecé a pegarme pijazos en la cara. El entre risas volvió a hablar – jaja NO PUTO, SE VÉ QUE TE GUSTO ESO, PERO NO. A VER CONTÁ CUANTAS MANOS TUYAS ENTRAN EN MI VERGA – Yo las fui apilando desde la base, y primero tengo que decir en la base no me cerraba del todo la mano, y segundo que conté tres palmas enteras y una cuarta casi entera. Y le dije – CUATRO – a lo que él replico – A VER, FIJATE EN LA TUYA – me fije – UNA Y MEDIA – el se rió y dijo
FELIX: CLARO LA VERGA DE UN HOMBRE MIDE MÁS DEL DOBLE QUE LA DE UN PUTITO. ¿Y CUÁNTAS MANITOS TENES VOS PUTITO?
YO: DOS
FELIX: ¿Y POR QUÉ NO USAS LAS DOS PARA PAJEARME PUTITO TONTO?
YO: PERDÓN (le dije a la vez que volvía a sacudirle el chorizo de jabalí ahora con dos manos)
FELIX: ESTÁ BIEN, ES ENTENDIBLE SEGURO QUE CON ESE CHIZITO QUE TE PUSIERON EN DONDE LOS HOMBRES TENEMOS LA VERGA NI DEBÍAS SABER QUE SE PODÍA. SEGURO QUE VOS TE HACES LA PAJA CON DOS DEDITOS TIPO PINCITA ¿NO?
Y le dije que si para no contradecirlo. Yo pienso que mi verga es relativamente normal. Pasa que al lado de este orangután que tenía un matafuego entre las gambas realmente quedaba ridículo. Él se echó hacia atrás con sus manos en la nuca y se dedicó a disfrutar de la paja que yo le hacía. Yo estaba muy concentrado en hacerlo bien. En mantener el ritmo perfecto y parejo. Él lo gozaba. Yo estaba excitado, quería agradarle. Además no podía dejar de admirar esa pijota y esos huevazos hipnóticos, y de sentirme lleno de poder por estar agarrandola. Y pensar que estaba en el piso con la tanga rosa de mi hermana, pajeando una tremenda verga de un macho fuerte que estaba abierto de gambas en la cama… Eso no había estado en mis planes nunca, pero bueno… no sé…

Félix se incorporó de pronto y yo me asusté como por reacción pero sin dejar de pajear porque pensaba que eso a él no le gustaría – NO TE ASUSTES PERRITO, QUE ESTAS HACIENDO TODO MUY BIEN, NO TE VA A PASAR NADA – me calmó mientras me acariciaba la cabeza como a una mascota, después me puso un dedo enfrente de la boca como apuntándome, entendí enseguida y empecé a petearle el dedo mirándolo a los ojos. Su cara era de una morbosidad absoluta, después fue incluyendo dedos hasta hacerme petearle toda la mano, metiéndola y sacándola sin parar mientras se cagaba de risa de mi cara de puto hasta que sacó la mano toda babeada y se la limpió en mi cara diciendo – ¿A QUE ME QUERES LAMER LAS BOLAS? Afirmé con la cabeza, no podía hablar. – BUENO, SERVITE – dijo bajando levemente los ojitos como señalándomelos. Sin dudarlo, pero con toda adrenalina, finalmente, pude lamerlo. Chupé esos huevos grandes y peludos con todo deseo. Entregado a mi instinto. Recorriéndolos con pasión de puto. – EXCELTENE PUTO – me animó Félix – AHORA METETE LAS DOS PELOTAS EN LA BOCA- cualquiera (yo incluido) sabría que eso era imposible, estamos hablando de meterse algo así como dos kiwis en la boca. Pero nadie a esa altura (yo incluido) hubiese tendido agallas para negarse a una orden de ese macho. Así que fui a morir en el intento, todo esto ¡sin dejar de pajearlo! Y sintiéndome rigurosamente evaluado para un examen que si o sí quería aprobar. Empecé a intentar, pero podía de a uno, o uno y mucho escroto, pero dos, estaba lejos mientras Félix no dejaba de corregirme repitiendo incansable “LOS DOS PUTO. DIJE LOS 2. VOS PODES PUTO DALE”. Y seguí intentando hasta que me pareció realmente imposible, y le dije: “NO PUEDO FELIX, SON DEMASIADO GRANDES”. Me agarró de los pelos, puso su cara frente a la mía y me escupió.
FELIX: SI PODÉS, SOS LO SUFICIENTEMENTE PUTO. SÍ PODÉS. DALE CON MÁS FUERZA
YO: “PERO NO TE QUIERO LASTIMAR”
FELIX: (riéndose) SON PELOTAS DE HOMBRE. NO ME VAS A LASTIMAR. NO SOY UN MARICONCITO QUE HAY QUE CHUPARLO CON CUIDADO.
YO: PERO DEJAME AYUDARME CON LAS MANOS A METERMELAS EN LA BOCA. (A todo esto yo en ningún momento me atreví a dejar de pajearlo).
Félix me escupió de vuelta en la cara y dijo: “SIN MANOS. LAS MANOS SON PARA PAJEARME. DALE, A LO TUYO. “y me bajó bruscamente del cuello a las pelotas “DALE PONETE BIEN PUTO Y TE VA A SALIR” me alentó una vez más. Empecé a intentar meterme las pelotas como perro hambriento, de mi boca salían extraños sonidos de cerdo comiendo. No podría creer que Félix ni se mosqueaba con la tosquedad con la que le estaba comiendo las pelotas. De repente siento que con su torso se inclina sobre mi y después un dedo recorriendo el hilito de la tango que cubría mi ojete, y después ese dedo haciendo masajes circulares en mi ano. Empecé a hervir. Se me endurecieron las tetas. Metí un huevo grande en la boca y me dije “dejo este adentro y hasta que no cazo el otro no lo largo” y la baba se me caía al piso sin parar, y succionaba fuerte como cuando el mate se tapa, y mordía sin querer esos huevos, pero él no decía nada, me decía “UY QUE PUTITO QUE TE ESTÁS PONIENDO” y de pronto… ¡GLUP!, dos huevazos en la boca, mis cachetes inflados por las bolas, mi cara aun escupida, mi pelo sudado por el esfuerzo, mis manos muriéndose del cansancio por no haber dejado nunca de pajear, y yo orgulloso y feliz de haberlo logrado, feliz de tener la comisura de los labios estirada a mas no poder por albergar dos huevotes peludos de macho argentino. Él dejó de dedearme, volvió a su posición me aplaudio riendo y dijo: ¿VISTE QUE ERAS PUTO?
ZHGIII, ZIIGHH – afirmé yo aunque sonaba raro porque tenía la boca llena de bolas que con lo que me había costado meterme no pensaba soltar. A su vez lo seguía pajeando, era increíble el aguante de ese toro.
PODÉS DESCANSAR LAS MANO, Y SEGUI JUGANDO CON TU LENGUA EN MIS HUEVOS SIN SACARTELOS. – ¡qué alivió! Afloje las manos que estaban al borde de la tendinitis, sentía que me latían, las apoye en el suelo como un gatito, y me dedique a jugar con las bolas en la boca como si de dos caramelos “media-hora” gigantes se tratase. Mirándolo fijo a los ojos mientras el me frotaba sin para la verga por la cara como si fuese un limpiaparabrisas, estuvimos así un rato en silencio hasta que de los pelos me saco sus pelotas de la boca y habló.
FELIX: AHORA SÍ. TE LO GANASTE. TE VOY A DEJAR CHUPARME LA VERGA. PERO TE VOY A IR ENSEÑANDO. PONÉ TUS DOS MANITOS ACÁ EN LA BASE DE ESTA CHOTA. – yo obedecí – ¿VES QUE QUEDA UN PEDACITO LIBRE? – el “pedacito” era como mi verga, tal vez 1 o 2 cm más larga, y mucho más gorda.
YO: SÍ
FÉLIX: BUENO, CHUPA SOLO ESA PARTECITA, ASÍ SENTIS LO QUE ES CHUPAR UN PITITO PRIMERO. TE VOY A ENSEÑAR A VALORAR LA CARNE. SI LA SENTIS MUY AMARGA NO TE EXTRAÑES, ES QUE LE DEBE HABER QUEDADO EL GUSTO DEL CULO DE TU HERMANA, VOS TRANQUI.
Empecé a mamar. Estaba extasiado. ¡Era lo que más deseaba! Estaba Feliz. Y era cierto, estaba amarga…
FELIX: ¿TE ALCANZA O QUERRÍAS SACAR UNA MANO PARA PODER COMER MÁS VERGA? ¿QUÉ ELEGÍS?
YO: (sin sacarme la verga de la boca. Eso no estaba en mis planes) MAHGS VEDGA.
FELIX: JAJA ME ENCANTA, ES BIEN DE PUTO HABLAR CON LA BOCA LLENA DE VERGA. Y POR SUPUESTO QUE QUERES MÁS VERGA. ES UN BAJON CHUPAR TAN POCA VERGA. ES LO MISMO QUE LA NADA. ENTENDERAS QUE CON EL PITITO QUE TENES VOS, PARA LAS MINAS SOS UN BAJÓN. VOS NACISTE PUTO. LO TUYO ES COMER. NADIE VA A QUERER TU PIJITA NUNCA PUTITO. AHORA SÍ, SACÁ UNA MANO Y PROBA LO QUE ES UNA VERGA DE HOMBRE NORMAL.
Vuelvo a decir que el chabón me deliraba, pero mi verga era normal! Imagínense que sacando una mano me empecé a comer 20cm de verga más o menos (y eso que todavía había una mano mía más bien en la base). De hecho me costaba bastante meterme toda esa parte en la boca. Tenía que esforzarme bastante y por momentos ni lo lograba. Pero cada vez estaba más caliente.
FELIX: ¿AHÍ TE GUSTA MÁS TROLO?
YO: ZI ZHI…
FELIX: BUENO BIEN, ASÍ VAN A SER LA MAYORÍA DE LAS VERGAS QUE TE COMAS. LAS VERGAS NORMALES. PERO ¿TE PLANTAS O QUERÉS MÁS TODAVÍA? ¿QUE ELEGÍS?
YO: QUIEGO, MAHGZ TOGABIA – respondí con la garganta empijada
FELIX: BUENO SACA LA ÚLTIMA MANITO, Y COMETELA TODA TODA. PROBA VERGA DE MACHO.
Ok! Saque la mano, junte mis dos manitos en la espalda por instinto, y me di cuenta que era imposible comerse toda esa verga.
FELIX: ¿QUE PASA PUTO? NO TE LA QUERÍAS COMER TODA?
YO: (atorado de pija) NO PUEGDO
Félix se cabreó como siempre que le decía no puedo y me escupió en la cara y dijo “SI PODES. TE FALTA VOLUNTAD. PONELE GARRA. O ME LEVANTO Y ME VOY Y OLVIDATE DE ESTA PIJA” y volvió a escupirme en la cara.
Me desesperé. No podía dejar de mirarlo a los ojos. Me calentaba. “DALE PUTO DALE. COMÉ. TRAGATELA TODA. VOS PODÉS” en un idioma casi inentendible le dije “AYUDAME EMPUJANDOME DE LA NUCA” Él ya no se reía, se lo notaba muy caliente también, la verga tenía una dureza de roca. “NO PUTO, LO TENES QUE LOGRAR SOLO” seguí empujando y aflojando, haciendo fuerza como para respirar verga. Fui ganando centímetro a centímetro Él con su mano me esparcía el escupitajo en una especie de caricia tierna que me alentaba más que nada. Su vellos púbicos ya rozaban mi nariz (tenía la verga bien peluda), tenía los ojos rojos, pero todavía me faltaban unos centímetros. Me frene dándome por vencido. “DALE PUTO, TODA ES TODA” escuche y seguí, volví a mirarlo, lo vi extasiado y me animé.
L o l o g r é .
No lo podía creer. Mis labios chocaban su piel, además por el ancho tenía la boca abierta de par en par! Él ahí velozmente me puso su manota fuerte en la nuca haciéndome tope. Mi organismo quería salirse como por reflejo pero él no me dejaba.
PUTO. NUNCA NADIE SE LA HABÍA PODIDO COMER ENTERA. SOS ESPECIAL. SABELO. AGUANTALA AHÍ. ESTO ES ÚNICO. Yo intentaba salirme. Lo miraba pidiéndole piedad, pero él me miraba alegre de haber hundido toda su pija Empujaba con mis manos sus muslos porque sentía que me desmayaba por las asfixia pero él era demasiado fuerte. Lo mordía un poquito, pero él parecía gozarlo. Se me caían las lágrimas, un poco por el atoro, y otro poco por la emoción. Empecé literalmente a llorar. Intentaba decirle que me soltase pero a esta altura el balbuceo era inentendible, humillante y gracioso. No se entendía nada. Él miraba fascinado. Yo hundido en lágrimas. Me soltó. Pegue un cabezazo para atrás chorreando baba lechosa por la boca. Y lleno de lágrimas.
PUTITO, SOS UN GENIO! – me felicitaba él. – ES LÓGICO QUE ESTES EMOCIONADO – me deliraba – VENI QUE TE SECO LAS LAGRIMITAS BEBOTE HERMOSO – se ve que la hazaña lo había enternecido. Y con cuidado empiezo a juntar con la cabeza de la pija mis lágrimas y hacérmelas tomar mientras me decía “ESO. MUY BIEN” QUERÉS LA LECHONA? PORQUE TE LA GANASTE VOS HOY. ESTOY MUY CONTENTO” y me llevó la cabeza a su pecho como en un abrazo dominante, y me acariciaba la cabeza
YO: SI PAPI – bueno si de repente le dije papi. Que se yo…
FÉLIX: BUENO, PONÉ LA CARITA Y ACARICIAME LAS PELOTAS QUE TE INUNDO TODA LA CARA. – obedecí y a los pocos minutos la tararira esa empezó a vomitarme leche en la cara sin parar. Él se reía y gemía gravemente como un toro, con gemidos largos que se mezclaban con carcajadas graves también y estiradas. Pero no se como decirles que fueron algo así como 5 c h o r r a z os como que aprietes la botella de un shampoo blanco que este llena 5 veces con ganas. Sentía una compota en la cara, con un ojo que cerré instintivamente y la boca apretada fuerte para que no me entre.
Cuando termino su orgasmo rió de alegría y dijo.
QUE BIEN BEBOTE. Y AHORA PARA QUE VEAS QUE TU MACHO NO ES MALO, TE VOY A DEVOLVER LA GENTILEZA DANDOTE EL DESAYUNO A VOS. Agarro la cucharita de la bandeja que le había traído yo para desaguas. Juntó leche con la cucharita y me dijo ABRI LA BOCA. Negué con la cabeza. El que ya estaba más paciente, hizo que sí con la cabeza y me dijo SI PUTI, TE LA TENES QUE TOMAR TODA AHORA. DALE TE HAGO EL AVIONCITO. Y jugando a hacerme comer como a los bebes la papilla fue juntando toda la leche de mi jeta y haciéndomela tragar con cucharita, mientras me festejaba cada tragada. Cuando termino dijo AL BAÑO. Se paro hacia el baño, yo detrás de él gateando (ya lo sabía). Y en el baño él: “TRANQUI NO TE VOY A MEAR, PERO AYUDAME, AGARRAMELA CON LA BOCA DE COSTADO, PELALA, Y APUNTA AL WATER MIENTRAS MEO. Obedecí, no podía acostumbrarme al tamaño de ese animal muerto, era como una anguila desmayada. Cubrí mis dientes con mis labios, y como si de una armónica se tratase sostuve esa trompa de elefante de costado, jale hacia un lado para que la cabeza se descubriera y como pude apunte hacia el inodoro. Félix comenzó a largar meo. Tenía un olor fuerte, era el primero de la mañana, me gustaba sentir el liquido corriendo por su caño, cual río subterráneo, el me miraba mientras se sacaba las lagañas, no era fácil tenerla y apuntarla bien, así que al principio chorrié un poco hasta que le agarré la mano. Cuanto que meaba ese hijo de puta! No paraba más. Y después chorritos, y más chorritos aislados hasta terminar. SACUDA, ordeno tratándome de usted. Empecé a mover la cabeza de arriba abajo bien fuerte, el moría de risa, una gota incluso cayo en mi cara. LIMPIÉ BIEN – volvió a ordenarme, y le tuve que lamer la cabeza que tenía todavía leche y meo. Me agarró de los pelos de la nuca, y me llevó la boca a la parte de la tapa donde había chorreado –LIMPIE EL ENCAHSTRE QUE HIZO AHÍ – tuve que lamer el meo de la tapa y después llevándome a la parte del piso donde había chorreado Y AHÍ Y PARANDO LA COLITA. Y pensar que yo creía que iba a pasar un finde en familia jugando al tenis y en la pile con el novio nuevo de mi hermana, y estaba en cuatro con el culo en pompa en tanga lamiendo su meo del piso, a puro deseo…
AHORA SACATE LA TANGA DE TU HERMANA MARICON, Y PONETE ESA ROPITA DE PUTO CON LA QUE VINISTE A BUSCARME – se refería a mi bermuda beige que me marcaba la cola (como todo lo que me pusiera porque soy culoncito)y mi chomba lila. El se puso una malla tipo short medio corta, pero no ajustada, que le potenciaban el lomazo y que le hacía un bulto increíble (como todo lo que se pusiera). VENÍ – me dijo. Me acerqué y me abrazo fuerte, envolviéndome con fuerza y ternura, mi cabeza a la altura de su pecho. TE GUSTA ESTO NO BEBOTE – yo asentí con la cabeza, me derretía sentir su cuerpazo. BUENO TE LO GANASTE, MIENTRAS TE PORTES ASÍ VOY A SER BUENO CON VOS. AHORA PONETE ESTO – y agarro el calzoncillo con el que había dormido del piso y me lo puso en la cara tipo antifaz, dejando mis ojos afuera y presionó con sus dedos la tela para que se me hunda en la nariz y no tuviera otra que fumarme toda la mezcla de olores fuertes de su bulto. Volvió a rodearme con sus brazos pero ahora agarrandome con las manos fuertemente el culo. MUY BIEN, ESTE ES TU UNIFORME DE MUCAMITA. AHORA ORDENA TODA LA PIEZA QUE TENGO QUE QUEDAR BIEN CON LOS SUEGROS, Y EL BAÑO CLARO. DOBLAME BIEN TODA LA ROPA Y LIMPIA TODA LA BABA QUE TIRASTE CERDO. YO ME VOY A HACER UNOS LARGOS A LA PILE, CUANDO TERMINES ACÁ ME LLEVAS EN UNA BANDEJA UN VASO DE COCA A LA PILE SI CULITO?
Afirme con la cabeza el “no” había sido desterrado de mi diccionario frente a él. Me agarro bien fuerte las nalgas y jugó con ellas como haciéndomelas aplaudir. MUY BIEN MUCAMITA, A LO TUYO – dijo y se fue.
Yo ordené todo su cuarto y su baño. Me excitaba atenderlo, sobretodo doblar su ropa, oliéndola antes claramente, su sobaco, sus bultos… y ese antifaz de calzón de macho no podía excitarme más. Encima desde la ventana lo podía ver en la pileta yendo y viniendo sin cesar como un tiburón, fuerte y entrenado. Me hice cuatro pajas mientras ordenaba. Terminé con mascara puesta fui a la cocina, le serví su coca en bandeja. Fui al borde de la pileta a esperarlo de pie. Él ni me registró siguió nadando como si yo fuese une esclavo del faraón. Qué resistencia que tenía el Toro ese! Se lo veía tan fuerte, sin parar de nadar. Cada tanto me miraba pero no decía nada. Yo ya estaba un poco tenso de que volviese mi familia y me viera ahí. Hasta que termino su rutina se acerco al borde y extendió su mano para recibir la coca. MIRA QUE SOS PUTO BEBOTE, NO HABÍA NINGUNA NECESIDAD DE QUE VINIERAS HASTA ACÁ CON EL CALZÓN EN LA CARA –me humilló – SE VE QUE TE GUSTÓ. –yo no sabía que cara poner- SABÉ QUE, COMO TE LA COMISTE TODA TODA, DE PREMIO TE LO VOY A REGALAR PARA QUE TE HAGAS TODAS LAS PAJITAS QUE QUIERAS – instintivamente se me escapó un “GRACIAS” mientras me lo sacaba y lo guardaba en mi bolsillo, él rió. ¿QUERÉS COCA? – dijo extendiéndome el vaso. Cuando yo iba a aceptarlo lo retiró y dijo. PERO VENÍ QUE YO TE DOY – se refería a que fuera al piso porque el estaba en la pileta y yo parado afuera. Me senté al borde. “ASÍ NO GAY EN CUATRO, YA SABES…” – acaté, el puso en su mano coca de vaso y me dijo LAMÉ PERRITO – empecé a lamerle la mano con coca, el cada tanto servía un poco más, y después dejaba el vaso en el piso para acariciarme el pelo mientras tomaba y me decía MUY BIEN, PERRITO, MUY BIEN ¿ESTÁ RICA?
YO: SI PAPI
FÉLIX: Y ¿QUÉ SE DICE?
YO: GRACIAS
Termino de hacerme tomar y se limpio la mano pasándomela por la cara. Yo aun en cuatro.
FELIX: BESITO A PAPÁ – dijo mientras con su indicie se daba golpecitos señalándome su mejilla. Lo bese como un gatito tierno, lleno de pasión, disfrutando besar esa mejilla con barbita dura y cortita de macho – NO ME QUEDA CLARA UNA COSITA – dijo irónico y mirándome a los ojos prosiguió . ¿TE GUSTA LA PORONGA?
Afirmé con la cabeza, el puso su mano detrás de su oreja como indicándome que no había escuchado respuesta – SI, ME GUSTA LA PORONGA – lo complací diciendo. A lo que el replicó sarcástico. – AH… YA ME PARECÍA… – mientras me acariciaba la cabeza como a una mascota.
Entonces escuchamos entrar el auto de mis viejos.
LLEGO MAMÁ –dijo él haciendose el gracioso – ANDA A AYUDARLA CON LAS BOLSAS PUTITO MIENTRAS YO TOMO UN POCO DE SOL. Y ACERCATE QUE TE CUENTO UN SECRETO. – puse la oreja bien cerca de su boca, y el susurrando con esa voz que me hacía olvidar de la persona que había sido hasta el día anterior, me dijo, rozándome con su aliento – ME PARECE QUE ESTE FIN DE SEMANA NO LO TERMINAS CON EL CULO SANO… PUTO – y se sumergió a nadar.


Un relato erótico de Pooties - fedest54@hotmail.com publicado el 17/12/2013, con 40.801 lecturas hasta la fecha

eSedo.com - Compra, venta y registro de dominios y proyectos webinfos proyecto: sexopol.comestadísticas para proyecto: sexopol.cometracker® web controlling en lugar de analisis de archivos log