Publicar anuncio

Mi alumna consentida (3)

Otra de mis aventuras con mi alumna favorita de solo 16 años...
Un relato erótico de diaro61 publicado el 31/05/2003, con 63.498 lecturas hasta la fecha

Como ya les había contado, un día mi mujer me sorprendió con la noticia que se iría de la ciudad por una semana completa... yo acepté feliz la idea, sólo pensaba en las cosas que podría hacer con Catalina ahí. Pensé que a ella también le agradaría la idea. Ese mismo día en el colegio se lo comenté y ella aceptó. En la misma tarde en que mi mujer se fue lleve a Catalina a mi casa.

Por fortuna sus padres son personas adineradas que viajan mucho y muy caprichosamente, esos días habían hecho un viaje y no volverían sino dentro de dos semanas, así que Catalina dejó a su hermano con la niñera, una señora de unos 40 años que ella decía odiar con toda su alma y con la cual se llevaba muy mal, llamó a sus padres y les dijo que pasaría algunas noches en casa de una amiga, ellos le creyeron y en fin. La recogí en su casa inmediatamente después de la salida del colegio.

Sacó una maleta pequeña y nos fuimos a mi casa. Al llegar, abrí la puerta y le cedí el paso, ella entró tímidamente y miraba todo con desconfianza, yo cerré la puerta y me aseguré que ninguna vecina chismosa me viera. Al verla me excitó la idea de tenerla en mi casa, me acerque y la besé, ella estaba despistada y no me colaboró mucho, eso me molesto de sobremanera, pero no se lo hice saber, le agarre la mano y la lleve a mi alcoba sin decirle nada. Al entrar y estar cerca de la cama comencé a besarla cada vez con más fuerza, a decirle lo mucho que la deseaba y lo bien que la pasaríamos esos días, sin embargo ella intentó apartarse de mí diciéndome: -esto esta mal... tu esposa... su cama. no....no puedo...es mejor que me vaya..

Le agarre los brazos con fuerza y la tiré a la cama, me arrodille con mis piernas rodeando su cuerpo y le arranque violentamente la camisa, al ver su brasier blanco no tuve ninguna consideración y se lo arranque, me descontrole de una manera que nunca antes lo había hecho... ella lo notó y trato de liberarse sin éxito, la inmovilicé con un abrazo y comencé a besarle la cara, el cuello, los senos mientras mis manos acariciaban sus muslos y subían cada vez más...

No sé cuanto tiempo la tuve así, pero pronto me dieron ganas de poseerla... me incorpore y desabroche su falda, levante a mi niña para que se deshiciera de la faldita colegial que traía puesta, al hacerlo la falda cayó al suelo y la muy ingenua intentó detenerme, eso me enfureció y agarrandola por la cintura la empuje de nuevo a la cama matrimonial que comparto con mi esposa y que ahora era testigo de cómo forzaba a mi amante a estar conmigo... al poco rato me había deshecho de sus panties, y mientras saboreaba su cuerpo mis dedos se introducían en su mojada conchita, decidí poseerla, me acomodé entre sus piernas, sentía como ella ponía resistencia intentando cerrar sus piernas sin conseguirlo, eso me excitaba tanto que metí mi verga de golpe, ella grito, yo comencé a embestirla con violencia mientras magreaba sus senos y besaba su boca y cara con fuerza... ella gemía y yo jadeaba... sentí su orgasmo y la acompañé con el mío...

Al terminar me quede reposando sobre ella, sin decir nada, Pensando en lo que sentía por esa niña que me volvía loco, que despertaba en mi las más bajas pasiones, en lo obsesivo que podía resultar su cuerpo, su cara, su voz... me di cuenta de que tal vez nunca podría renunciar a ella... le mire a los ojos, esos ojos que más de una vez me dedicaron una mirada insinuante y traviesa a la vez y, que en ese momento estaban cerrados, mire su boca que más de una vez me había dejado sin aliento... toque sus labios con mi dedo índice.. Eran suaves y provocadores... los besé suavemente, note que me correspondían y que sus brazos abrazaban mi espalda, besé su cuello y acaricie su pecho... la masturbe con mis manos, luego la penetré... estuve así un rato, hasta que decidí acostarme al lado suyo y dormir un rato abrazándola...

Al despertar no estaba a mi lado, oí el agua cayendo de la ducha y deduje que se estaba bañando, me levanté y fui al baño, la puerta estaba entreabierta, entré y vi a través del cristal de la regadera como el agua caía sobre su rostro y su cabello: ella estaba de pie y vi la belleza de su rostro y también las magnificas curvas de su cuerpo. Estaba apoyado en la pared observándola y no me di cuenta de que se había percatado de mi presencia y me miraba, me sonrió y me invitó a tomar un baño junto a ella. Yo acepté sin pensarlo y me metí a la ducha con ella, comenzó a besarme primero la boca, luego el cuello, el pecho y bajo hasta que quedo arrodillada frente a mí besándome los pies. Luego volvió a subir y se concentro en besar mi verga, estuvo así hasta que se me paro, se separo de ahí y se incorporo, me beso en la boca y yo solo pensaba en penetrarla... cerré la ducha y la cargue, la lleve de nuevo a mi alcoba y ahí le hice el amor hasta quedarnos dormidos...

Estube a punto de decirle cuanto la amaba, pero desistí ... quiero saber si ella siente lo mismo por mi...

¿Algún comentario? Mi correo es diaro61@latinmail.com


Un relato erótico de diaro61 - diaro61@latinmail.com publicado el 31/05/2003, con 63.498 lecturas hasta la fecha

eSedo.com - Compra, venta y registro de dominios y proyectos webinfos proyecto: sexopol.comestadísticas para proyecto: sexopol.cometracker® web controlling en lugar de analisis de archivos log