Publicar anuncio

Mi querida prima

Como la persona que yo menos me esperaba despertó mis instintos.
Un relato erótico de El Chamo publicado el 29/07/2002, con 32.493 lecturas hasta la fecha

Hola, me llamo Juan y tengo 24 años, vivo en Venezuela y esta es mi historia, disculpen la redacción, es que es mi primer relato.

Desde que nací hasta que tenía 11 años siempre viví en Caracas, en esta ciudad también vivía mi abuela y en su casa vivía mi prima preferida, ella era solo 6 meses menor que yo, éramos los mejores amigos, siempre estábamos juntos y nos llevábamos muy bien, ella vivía con sus padres en la casa de mi abuela, esta casa era casi una mansión, tenía como 12 cuartos, 4 baños y hasta una piscina. Pero un día mis padres decidieron mudarse a Margarita, y yo me tuve que ir con ellos.

Allá en Margarita tenía muchos amigos y tuve unas cuantas novias, en fin mi novia actual y yo nos llevábamos muy bien incluso tenía ya un tiempo tratando de convencerla de tener relaciones, yo ya tenía 18 y ella 17, y consideraba que era un buen momento, pero ella siempre se negaba, hasta que un día me dijo:

-Este domingo mis papas no van a estar en mi casa en todo el día así que te espero allá a las 4 PM-

Me parecía una idea tremenda por fin hasta que cedió, dos días después yo estaba en mi casa y mi mamá me dijo que iría con migo a Caracas a visitar a la abuela, y nos íbamos el viernes. Al principio me pareció una buena idea, pero luego recordé lo de mi novia e intenté convencer a mi mamá de irnos el lunes, pero no quiso, entonces traté de convencer a mi novia de hacerlo antes del viernes, pero tampoco quiso, ella me dijo: -no importa, cuando vuelvas de Caracas lo hacemos-.

Llegó el viernes y nos fuimos para el aeropuerto para irnos a Caracas, mi mamá me dijo que estaríamos allá por 2 meses durante las vacaciones.

Por fin llegamos la casa, que seguía igual que siempre la única diferencia era el color y algunos detalles en la decoración, lo único bueno del viaje era que estaría mi prima, por cierto su nombre el Alejandra, cuando llegué lo primero que hice fue buscarla, pero mi abuela me dijo que no estaba en casa que había salido y que llegaba en la noche.

Lo que hice fue desempacar y salí a caminar un rato, luego cuando volví vi un poco la Tv. y después me fui a dar un baño en la piscina, luego me quedé al lado de la piscina como dos horas, eran ya como las 8:40 y escuché que alguien entró a la casa, era Alejandra, la reconocí inmediatamente, ella entró directamente a la cocina, yo estaba sin camisa y con unos shorts medio húmedos así que fui por detrás de ella y la saludé, ella también me saludó y estuvimos hablando como por 4 horas acerca de lo que había sido nuestra vida por estos 7 años, luego nos fuimos a dormir cada uno en su cuarto.

Al día siguiente me desperté como a la 10 de la mañana y lo primero que hice fue buscarla en su cuarto, toqué la puerta pero nadie respondió, pensé que estaba dormida y entré con la intención de despertarla, pero no estaba allí, vi por la ventana y vi que ella venía de trotar, ella iba entrando a la casa, entonces me metí en su closet para asustarla, la puerta del closet tenía unas ranuras y podía ver cuando ella entrara, como 3 minutos después ella entró en su habitación justo cuando iba a salir a asustarla ella se empezó a desvestir, entonces decidí quedarme a ver un poco, se quitó toda la ropa menos la ropa interior, cerró con llave la puerta y bajó la cortina de la ventana, luego abrió una gaveta y sacó un paquete cilíndrico, se quitó lo que le quedaba de ropa y destapó el paquete, era un vibrador con forma de pene y comenzó a masturbarse, ella se retorcía de placer en su cama con su juguete, yo dentro del closet sin darme cuenta me había empezado a hacerme la paja, ella se masajeaba las tetas y se metía un dedo por el culo, luego después de un rato guardo su aparato en la gaveta, se envolvió en una toalla y se fue al baño. Yo no podía creer lo que había visto a mi prima masturbándose, en realidad nunca había sido testigo de algo así, después salí del cuarto y tuve que darme una ducha fría, después ella me invitó a salir y duramos todo el día en la calle, pero yo ya la veía de una forma diferente, me sentía como atraído hacia ella, nunca me había sentido atraído por mi prima de esa manera, yo ya sabía que tenía tenía buen cuerpo pero ese día parecía estar más buena que nunca, esas caderas, esas tetas, y sus nalgas muy bien formadas, toda ella me parecía atractiva esa noche, y en mi cabeza seguía dando vuelas esa imagen de ella con el vibrador en su cuca, me excitaba cada vez que me acordaba.

En fin llegamos esa noche como a la 11:30 PM, tenía ganas de agarrarla y de cogerla ahí mismo en la sala de la casa, pero no podía, primero era mi prima, y segunda era la casa de mi abuela, pero hay quienes dicen que carne de primo se come, luego me fui a acostar y en mi cama me hice otra paja pensando en ella.

Al día siguiente me levanté un poco más temprano y fui a su cuarto con la intención de repetir la misma historia del día anterior, pero esta vez tuve que esperar como 20 minutos, porque ella no llegaba, y cuando yo iba a salir del closet de su cuarto, ella entró, pero no me vio, luego siguió la misma rutina del día anterior, se quitó la ropa de deporte y comenzó a tocarse y sacó el vibrador, y se acostó en su cama comenzó con el mete y saca del vibrador, y yo me estaba haciendo la paja dentro del closet, de repente ella se levantó y fue al closet, como que si iba a buscar algo y cuando abrió la puerta ella me vio haciéndome la paja y se dio cuenta que ella estaba desnuda con un vibrador en la mano y lo que hizo fue taparse con una toalla, yo me subí rápido los pantalones y salí corriendo del cuarto.

Los siguientes dos días casi ni nos veíamos, no se si era por la vergüenza pero nos evitábamos, hasta que un día, yo estaba en la terraza viendo televisión y ella me llamó y me dijo:

-tenemos que hablar, pero no aquí, vente a mi cuarto-

nos fuimos hasta su cuarto y allí me dijo que no le dijera nada a nadie, pero yo no estaba escuchando, me la estaba imaginando desnuda, tocándose los senos, y de repente la besé, al principio ella se quedó como paralizada, pero luego, fue hasta la puerta y la cerró con llave, se volteó y me besó también, luego nos lanzamos en la cama besándonos por todos lados, yo me quité toda la ropa muy rápido, y ella se quitó la blusa y el short que llevaba y me dijo que le quitara el sostén, se los quité y comencé a besarle los senos, primero uno y después el otro, se sentía muy bien, luego le quité la pantaleta y la penetré, fue glorioso, para ser mi primera vez, fue muy buena.

Después de ese díalos dos quer"iamos cogernos todo el tiempo, siempre que podíamos nos besábamos y teníamos relaciones todos los días, en cualquier lado de la casa, en mi cuarto, en el cuarto de ella, en el cuarto de las sirvientas, detrás de la casa, en el garaje, en el sótano, en las matas, o en la noche, aprovechando la oscuridad, en el sofá o en la cocina. Duramos como dos semanas haciéndolo todos los días, y hubieron días que lo hacíamos dos veces, siempre probábamos posturas nuevas, pero ella nunca accedió al sexo anal ni al oral, el primero decía que le iba a doler mucho, que lo único que iba a meter por ahí era su dedo, nada más, y el segundo porque le parecía asqueroso.

En fin, hubo un día en el que ella salió temprano y duró todo el día en la calle, de repente la casa se fue quedando sola así que decidí meterme en la piscina, como 10 minutos después la sirvienta me avisó que se iba a ir, luego de nadar otro rato me quedé dentro de la piscina recostado de la orilla, al rato alguien me vendó los ojos, y me besó, la reconocí, era Alejandra, me guió para que saliera de la piscina, me secó con una toalla y me llevó adentro de la casa, subimos por las escaleras entramos en una habitación pero no supe cual era, yo aún tenía los ojos vendados, después ella comenzó a besarme y me dijo que ella había convencido a todos para que salieran, después me quitó el pañuelo de los ojos, y WOW, ella tenía un vestidito blanco, casi transparente, que le llegaba un poco mas debajo de las caderas, se le notaba que no llevaba sostén sólo llevaba un hilo también blanco, reconocí que era el cuarto principal de la casa, el matrimonial, ella agarró un pote de una mesa, era aceite y me quitó el traje de baño que tenía puesto y comenzó a untarme aceite por todo el cuerpo, era un aceite de masaje, primero por los brazos luego los pectorales, después el abdomen, luego mi espalda, siguió bajando hasta mis nalgas y las masajeó bastante, después bajó por mis piernas hasta mis pies, luego se enfocó en mi pene, lo masajeaba de arriba para abajo, lo lamía y lo besaba y me dijo: -hoy si vamos a tener sexo oral, te lo voy a mamar todo-.

Y comenzó a mamar, nunca me lo habían hecho y se sentía muy bien, luego de un rato en eso la agarré por los brazos y la puse en la cama y la agarré por las caderas y le metí todo mi pene una y otra vez, que bien se sentía, después ella se levantó de la cama y agarró su vibrador que estaba en la mesa y me lo dio entonces se puso en 4 patas y me dijo, métemelo por detrás y mientras le metía el pene por detrás le metía el vibrador por la cuca, ella estaba a punto de explotar, se le notaba en la cara que quería más y más, así que la volteé y le metí el vibrador y mi pene por la cuca, al principio no cabía pero después fue entrando poco a poco, no solo se sentía muy, muy bien, sino que también tenía muy buena vista, mientras, le acariciaba los senos y le metía dos dedos por el culo, al rato los dos caímos agotados en la cama, ambos habíamos llegado al orgasmo, y estoy seguro que ella tuvo dos.

Duramos como 30 minutos los dos desnudos en la cama, de repente ella me echó una mirada que decía claramente "QUIERO MÁS" y comenzamos otro polvo. A la mitad de la acción se abrió la puerta del cuarto, era mi abuela, pegó un grito inmenso, y más atrás llegaron mi mamá y los padres de Alejandra, con honestidad no se exactamente que fue lo que pasó, entre gritos, regaños, groserías, y patadas de mi mamá para mi, lo que se es que 10 minutos después yo estaba en un taxi, mi mamá me mandó de vuelta a Margarita, mas nunca supe de Alejandra, mas nunca la volví a ver, pero nunca la podré olvidar.

Espero que les haya gustado, escribanme a coquitove@yahoo.es


Un relato erótico de El Chamo publicado el 29/07/2002, con 32.493 lecturas hasta la fecha