Publicar anuncio

Mi viejo jefe me folla

Una chica sexy se decide por fin a coquetear a su jefe para que este a su madura edad se la folle (contiene fotos).
Un relato erótico de Azihua publicado el 08/07/2006, con 179.275 lecturas hasta la fecha

Hola, mi nombre es Eva, tengo 20 años, siempre e sentido una gran atracción hacia los hombres maduros, soy una mujer demasiado sexy, soy morena mido 1.75, tengo unas tetas grandes y paraditas y un culo enorme y bien respingón, estoy estudiando en la universidad por las tardes, y por las mañanas trabajo en una agencia de viajes con el Sr. Martínez (por llamarlo de alguna manera ya que no es su apellido real), es una oficina pequeña donde solo trabajamos el y yo, cabe mencionar que el Sr. Martínez es un viejo de 70 años, esta pelón, chaparro y gordo y a veces despide un olor a sudor poco desagradable.

Este relato comenzó hace apenas poco tiempo, ya que yo tenia 2 años trabajando con el Sr. Martínez y aunque siempre había tenido un deseo enorme por el aunque fuera un viejo asqueroso y repugnante, ya que eso me llenaba de morbo, yo sabia que en el fondo en el también existía un deseo por mi, siempre llegue a sentir sus miradas perdidas en mi culo o en mis tetas y yo me llenaba de excitación por sus miradas, mojaba mis bragas de una manera descomunal y hasta algunas veces me llegue a masturbar pensando en el.

Un día el Sr. Martínez me aviso que nos tendríamos que cambiar de oficina ya que había tenido un problema con la señora que le rentaba el local de la oficina y quedamos en que pondríamos la oficina en su casa ya que ahí tenia perfectamente acondicionado para trabajar ahí por un tiempo mientras conseguía otro local. Ya cuando nos instalamos en su casa me sentía un poco incomoda ya que el es un señor divorciado y toda su familia vive en otro país y el vive solo en esa casa, es un viejo solitario.

Yo casi siempre la pasaba sola en la oficina ya que el siempre salía a visitar clientes. Y un día que estaba sola en su casa y aburrida mi curiosidad despertó por saber como viviría un hombre solo como el y empecé a recorrer su casa, pero cual fue mi sorpresa al encontrar en su recamara películas pornográficas que por lo visto el veía muy frecuentemente ya que ahí estaba el televisor y el video frente a mi y tenia puesta una película de modo que solo con ponerle "play" al video y encender el televisor podría verla, y lo hice la imagen que vi era de una rubia exuberante que era follada por un viejo con una pija enorme a la ves que se la mamaba a otro y gemía de una manera impresionante, era muy excitante ver aquello, sentía como mis bragas ya estaban empapadas y un sudor inmenso recorría mi cuerpo, apague la tele y salí de ahí corriendo por miedo de que me fuera a ver mi jefe, pero no podía quitarme de la mente esa escena. Yo ya no era virgen, hacia tiempo que era activa sexualmente con un novio que tuve pero a decir verdad no me llenaba ya que lo que yo quería era un hombre maduro no me importaba como fuera pero que me tomara, que me hiciera suya, que me la metiera por donde quisiera hasta quedar extasiada de tanto placer.

Pero todo cambio hace apenas un tiempo, cambio para bien claro, ya que decidí dejar de trabajar, porque la escuela se estaba poniendo muy difícil y sentía que tal vez no iba a poder con la escuela y el trabajo al mismo tiempo, fue una decisión difícil de tomar ya que no quería alejarme de aquel viejo que me ponía siempre tan caliente, pero al final decidí que realmente era lo mejor ya que me faltaba muy poco tiempo para terminar mi carrera.

Decidí entonces renunciar, un día llegue y le hable de mis planes al Sr. Martínez, y el no con mucho gusto acepto que yo renunciara, pero quedamos en que solo iba a ir a trabajar un mes mientras llegaba otra muchacha y yo la entrenaba.

Pero mis planes no eran nada mas irme así como así, el viejo me excitaba y no podía irme de ahí sin que me follara. Un buen día, después de una noche de estar tocándome mi panochita mojada pensando en el, me levante al siguiente día y decidí ponerme alguna ropa cómoda y ligera para que el viejo se fijara en mi, me puse una falda y una blusa de una tela muy delgadita y poco transparente, debajo de mi pequeña falda me puse una tanguita muy sexy de unos cuantos hilitos, y debajo de la blusa no me puse sostén ya que como mis tetas eran firmes y bien respingonas a veces no necesitaba, pero como mi blusa era de botones la deje entreabierta para que se pudiera observar casi la mitad de mis tetas, cuando llegue a la oficina ahí estaba el revisando unos papeles, cuando me vio sentí como se estremeció, llegue salude y me dispuse a buscar unos papeles que en ese momento el necesitaba, me puse de espaldas a buscarlos para que viera mis hermosas y redondas nalgas, yo sentía sus miradas y mientras yo seguía coqueteando cada vez me iba mojando mas y mas, le entregue los papeles pero hice como que se me había caído al suelo uno entonces me agache a recogerlo para darle paso a su vista por mis antojables pechos y así fue, al agacharme se quedo clavado en mis tetas y descubrió que no traía sostén ya que como yo estaba bien caliente era inevitable que mis rozados pezones se pusieran duritos y se notaran perfectamente por encima de mi blusa, mi jefe ya estaba muy nervioso lo note porque vi como temblaban sus manos después de semejante panorama que le di, me dijo con voz temblorosa que me sentara ya que quería revisar junto conmigo unos pagos y así lo hice.

Me senté enfrente de su escritorio, en eso timbro el teléfono y el contesto, yo sentía que mi plan iba perfecto ya que para el ya era inevitable esconder el bulto que se lo estaba formando debajo del pantalón, a sus 70 años llegue a pensar que tal ves ya ni se le paraba pero fue muy grande mis sorpresa al ver la descomunal verga que casi formaba una carpa de circo con sus pantalones, mientras el hablaba por teléfono yo solo me dedique a abrir un poco mis piernas para que tuviera vista a mi tanguita y viera como estaba ya tan mojada, y así lo hice abrí un poco mis piernas disimulando ver a otra parte o estar concentrada en otra cosa mientras sentía que el con su mirada me recorría todo el cuerpo, se me hizo eterno el tiempo que estuvo hablando por teléfono ya que yo ya sentía unas ganas enormes de que me follara, cuando colgó el teléfono vi que se levanto a cerrar la puerta de su casa, yo solo me hice la que no sabia nada y llego se sentó y empezó a seguir hablando de los dichosos pagos, yo sabia que su calentura era tan grande como la mía pero también sabia que si yo no empezaba el jamás me iba a tocar y me levante y me senté en su escritorio, el solo me dijo con su temblorosa:

-Eva que esta haciendo

-Poniéndome cómoda para revisar los pagos señor Martínez

Yo me senté en su escritorio enfrente de el y abrí mis piernas para que el observara lo mojada que estaba y se saboreara al ver mis brillosa rajita que ya no aguantaba mas, no se como pude hacer esto pero mi calentura ya era demasiado fuerte y quería sentirme como una puta en mis últimos días de trabajo el ver mi panochita el viejo solo dijo:

-Estas bien rica mamacita, estas bien mojada y la tienes depiladita como me gusta.

Yo me excitaba mas y abría mas mis piernas enfrente de su cara.

El empezó a tocarme mi clítoris, yo solo seguía abierta de piernas arriba del escritorio enfrente de su cara, el hizo a un lado mi tanguita y empezó a lengüetearme mi panochita, sentí como sus dejos se metían en mi vagina, primero uno, después dos, después tres, y yo gemía como una puta

-ahh… ahhh!!! Que rico maaas, tócame

De pronto me quito la falda, después de un tiro me dejo sin blusa y cuando vio mis tetas se hundió en ellas para lamerlas y mordisquearlas, ya estaba desnuda y el me estaba lengüeteando todo el cuerpo sentía como su asquerosa baba resbalaba por mis tetas, por mi abdomen y por mi boca, metía toda su lengua en mi boca, sentía como hurgaba su lengua dentro mi boquita, sentía su olor a asqueroso a sudor y a viejo sucio pero en ese momento no me importaba nada mas que me siguiera cojiendo encima de su escritorio, el se levanto se quito su pantalón hasta quedarse sin ropa, dejo ver una verga enorme y rosada que en cuanto la vi me prendí de ella y se la chupe todita:

-Ahhh.aaaaaa!!! Eva que rico la mamas y yo perdiéndome de estos placeres de tu cuerpo taan divinooo!!!

Aaahhhh mas preciosa así sigue que ya me vengoooo!!

En eso un chorro de semen salio de su verga, yo me la puse en mis tetas para que ahí la vaciara, me impresiono ver que la verga de aquel viejito seguía parada y dura, me agarro y me puso en cuatro, de pronto sentí que me partía en dos, el viejo me la habia metido sin compasión:

-mmmm…. Aaaahhhh…. Aaaaa….!!!

Me estaba follando sentía su vaivén, sentía como sus huevos chocaban con mis nalgas, el estaba montado en mi como un perro agarraba mis tetas y sentía como su baba caía por mi espalada

-AAhhh Evita nunca había tenido a una mujer como tu, estas bien linda perrita!!!

Yo solo gemía, esas palabras me excitaban mucho, me sentia como una vedadera perra aullando de placer

-aaaa…!!mmmmmmmmm!!!! aaaa!!!

De pronto sentí como un orgasmo descomunal invadía mi cuerpo, grite como una puta, me revolqué de tanto placer que ese viejo me dio, me corrí como una perra y solo pedía mas:

-aaaaggrrrr…….!!!mmmmm!!!aaaa!!! culeame viejo asqueroso!!!! Cuulleeaameeee!!! Mas quiero mas!!!

Tal era la excitación del viejo o tal ves hacia mucho tiempo que no tenia sexo que después de mi orgasmo me la metió por el culo, yo era virgen de ahí ya que nunca había querido hacerlo por que me dolía y el viejo no me tuvo compasión solo embistió su pene hacia mi agujero y me la metió de un tirón yo pegue un grito de dolor

-aaaaaaaaa!!!!!!!!aahhh!!!! me duele!! Me dueleeeee!!!!

Unas lagrimas de dolor brotaron de mis ojos

El contesto

-eso era lo que querías perra que te culeara ahora aguántate mamacita

Yo sentía sus vaivenes, en tanto que sentía un dolor enorme que a la vez me iba gustando y al mismo tiempo el tocaba mi clítoris y me daba palmaditas en mis nalgas y en mi panochita yo solo gemía de tanto placer y de escuchar sus palabras:

-ahhh!!! Aaaa!!!!mmmm!!!! Tienes bien apretadito tu culito Evita me gustas tanto perrita que ya me corrooo ahhhh!!!!! Aaaaaaaaaahhh!!!!!!

Y de pronto sentí como se lleno mi culo de leche el gemía:

-aagrrhhh!!!! Aaaa!!!!mmmm!!!!!

Después de que la saco me acostó en un sofá y me empezó a chupar mi clítoris, mis tetas y mis orificios, veía como se tragaba mis tetas, las mordisqueaba y las chupaba, metía su cabeza entre mis piernas y se comía toda mi panochita la lamía bien rico al mismo tiempo que me tenia los dedos por la vagina y por el culo:

-Ahhh!!!Que tetotas tienes putita están hermosas y tu panochita sabe delicioso!!!!

El viejo estaba encantado con mi cuerpo, yo sentí otro orgasmo más:

-Ahhhh!!!! Aaaaaaaaahhh!!!!! Aaaa!!!!!mmmmm!!!!!Solo me retorcía de tanto placer y sentí que debía compensarlo y empecé a chupar su verga ya flácida hasta que se la deje bien limpiecita, nos fuimos a acostar en su cama y después de tanto placer nos quedamos dormidos por un largo tiempo, después me desperté porque senti un cosquilleo y vi que el estaba mamando mis deliciosas tetas y ahí empezó otra ves otra historia….

Y así seguí con mi jefecito hoy ya no trabajo ahí pero aun sigo visitándolo para proporcionarle su dosis de placer, cada ves hacemos cosas diferentes, el me compra ropa sexy, baby dolls para que le modele y tangas que lo hacen alucinar.

Espero que les haya gustado mi relato y también espero que me escriban para que me digan sus comentarios y platicar de otras cosas mas!!....


Un relato erótico de Azihua - yilmy27@yahoo.com.mx publicado el 08/07/2006, con 179.275 lecturas hasta la fecha